Arzobispo reclama castigo fuerte a los que cometen delitos

HIGUEY, LA ALTAGRACIA.-  El arzobispo de Santiago, monseñor Freddy Bretón Martínez, imploró ayer a la Virgen de la Altagracia para que interceda e ilumine a las autoridades “para que hagan lo que tienen que hacer, porque están  para defender al pueblo, o de lo contrario no se justifica que estén ahí”.
“Que Dios los ilumine y que encuentren la manera de frenar esta violencia para no llevar tantas lágrimas, sangre por supuesto y dolor a los hogares dominicanos”, comentó.
Para el religioso, “algo hay que hacer, pero  hay que educar, predicar, hablar en los medios, pero   también hay que frenar y aplicar castigos ejemplares a los que atrape la justicia, para que no quede impunemente ninguna acción delincuencial”.
El arzobispo de Santiago presidió ayer la homilía principal celebrada en el Santuario Nuestra Señora de la Altagracia, de Santiago, con motivo al día de la protectora del país.
A los actos religiosos de Santiago por la celebración asistieron miles de feligreses de diferentes puntos de esta provincia y otras de la región.
Según Bretón Martínez, además de condolencia, quieren congruencia y eficiencia de las autoridades y pidió a los creyentes que oren por su familia que pasa por un momento de dolor, así como por aquellas que les han arrebatado violentamente seres queridos que ya dejaron de ser noticias.
El jerarca católico manifestó que la situación está llegando a niveles tales, que la gente no se podrá poner “ni una ropita nueva, porque lo que sirve un poquito para algo, alguien te va arrebatar la vida para quitártelo”.
Al mismo tiempo, agregó que en medio de todo eso, se pregunta que a dónde llegará este país.
“Es decir, portarse como autoridad y hacer hasta lo imposible para que no quede impune ningún crimen, no solo el de mi hermano, porque tengo la garganta cansada de denunciar otros, pero ahora me tocó denunciar el de la propia casa”.
“Los dos que mataron a mi hermano andan por ahí, a cuál será el próximo inocente que le toque”, lamentó.
El religioso manifestó que siempre se han solidarizado con el prójimo, con la familia donde llega el crimen y con que los matan y nunca se sabe quiénes los mataron.
   La muerte de su hermano
Sostuvo que ahora le tocó a él vivir esa situación en carne propia, aunque reconoce que lo sentía desde antes de matar a su hermano, Domingo Bretón Martínez, porque desde niño le enseñaron a sentir el dolor del prójimo.
“Pero hay que entender que cuando la sangre se derrama en el propio hogar de uno de los miembros del hogar, entonces eso no se parece absolutamente a nada, a nada ni a nada”, indicó.
Hizo saber que en su larga vida no hay otra experiencia que pueda comparar, como esta que está viviendo tras arrebatarle la vida a uno de sus parientes cercanos para quitarle un motor y que lo lamentable es que todavía no se sabe quién lo hizo.
Subrayó que su familia ha sido muy fuerte y que ha brindado perdón porque son gente de fe, “porque los viejos de nosotros eran como se decía antes, troncos de fe”, señaló. “Hasta yo mismo, cuando me quedo solo y me viene a la mente la peliculita del momento en el que un malhechor le atraviesa un cuchillo al hermano mío, tengo que hacer un ejercicio fuerte, porque digo y pienso ‘y yo que hubiera estado cerca de por ahí’ y creo que es un ejercicio que hace todo aquel a quien le arrebatan violentamente a un ser querido”.
Share on Google Plus

AlMismoTiempo.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *