Se cumplen hoy 97 años asesinato Olivorio Mateo

SAN JUAN DE LA MAGUANA-. Al cumplirse hoy poco menos de un siglo del asesinato del enigmático y místico religioso, Olivorio Mateo Ledesma, ocurrido el 27 de junio de 1922, los creyentes de que fue un enviado de Dios para hacer el bien y curar enfermedades, no solo lo recuerdan, lo veneran y aun les abriga la creencia de que resucitará.
Es tal el arraigo y la veneración de los olivoristas, en especial los residentes en la zona norte de este municipio, que en muchas viviendas aun conservan y exhiben la fotografía de su cuerpo envuelto en yaguas y amarrado con sogas, después de ser capturado y asesinado por militares norteamericanos que se encontraban en el país, desde el 2016.
Lo que ha sido interpretado, asumido como Himno a Papá Olivorio, ha contribuido a mantener vivo el místico religioso, el cual reza asi: “Dicen que Livorio ha muerto, ay, ay, ay, Livorio no ha muerto na, ay, ay, ay, Livorio lo que le pasa, ay, ay ay, que no come pendejá, ay, ay, ay.”



Según los historiadores, Papá Olivorio fue bajado desde la loma de la sección La Maguana envuelto en las yaguas, traído y exhibido por espacio de 12 horas, en el parque central Francisco del Rosario Sanchez, con el propósito de convencer a sus adeptos que realmente estaba muerto.
El principal legado dejado por Olivorio fue la formación del movimiento místico religioso Palma Sola, en el paraje del mismo nombre, en lo que es hoy distrito municipal de Carreras de Yeguas, en Las Matas de Farfan.
Palma sola fue idea y creación por los hermanos Ventura Rodríguez, Plinio y León Romilio (Los Mellizos), tras el primero informar haber recibido un mandato de Olivorio instruyendo para esos fines.

Ese movimiento que trascendió los límites nacionales, fue destruido por fuerzas militares y policiales, el 28 de diciembre del 1968, muriendo a tiros cientos de hombres y mujeres indefensos, incluyendo decenas de casuchas que se convirtieron en piras, al perecer quemados un número indeterminado de niños, niñas y ancianos.
A los 97 años de su asesinato, se desconoce el lugar donde fue sepultado su cadáver, situación que aun hace pensar a seguidores, “que resucitó, permanece escondido y más temprano que tarde reaparecerá.”
Según las leyendas, el histórico personal Olivorio Mateo, en medio de sus actividades de curandería y santería, desapareció por espacio de tres semanas, reapareciendo luego e informándoles a sus seguidores y creyentes que “Dios lo había enviado nuevamente para continuar practicando el bien.”
Militares estadounidense y dominicanos desataron una feroz persecución contra Livorio y sus seguidores, quien se pudo esconder en lo que es hoy el parque nacional José del Carmen Ramírez.
Share on Google Plus

AlMismoTiempo.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *