Ver pasar, y dejar pasar el cadáver del político avieso

Por Rafael Fernández

He decidido ver, desde las gradas, el cadáver del político adversario, enemigo, farsante, y al grosero, pasar por mi frente, cuando lo llevan a ser depositado en el seno de la tierra, para el eterno descanso de su vida.

Tenemos varios tipos de democracia en América Latina, pero, también tenemos, semidictaduras con respaldo popular, parecida a la tesis de Juan Bosch.

Muchos, son los que creen que la democracia, es, permitirle al pueblo el libertinaje, el atropello social, las acusaciones farsas, la desviación de la realidad, las adjudicaciones de mentiras y las injusticias a flor de verbo.

Cuando en un país como éste, no funciona la democracia, pues, los ciudadanos hacen lo que quieran, porque si no funciona la democracia, no funcionan las instituciones, los servicios desaparecen y surge a flote la debacle general de un país.

Lo que indica, esto, es que, empieza a nacer una dictadura que pernoctara por tantos años como la mutilada en el 1961, de manera fugaz y trueca.

Y decimos fugaz, porque realmente existen indicios de que hubo un gran engaño como trabas de muchos en este país.

Aunque, para muchos, que se han beneficiado más de Trujillo que de Juan Pablo Duarte, les resulte catastrófico pensar eso, pero el deceso físico de ese régimen representado por un abigeo y un régimen de fuerzas, de ese fatídico día 30 de mayo del 1961,
Share on Google Plus

AlMismoTiempo.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

CONTACTOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *